Las plantas: un placer para desconectar del estrés diario.

Mi pasión: las plantas.

Las plantas, mis grandes amigas. Desde que me independicé mi amor por ellas no ha hecho más que crecer. Las plantas me ponen de buen humor, me alegran el día nada más ver la belleza de su porte y sus formas caprichosas, las diferentes tonalidades de verde de sus hojas, así como aquellas nuevas que van creciendo ahora en primavera.

Es cierto que cuidar de las plantas requiere tiempo, mimo y cuidado, es por ello que es una de mis actividades favoritas cuando quiero desconectar del día a día. Las suculentas o crasas son plantas con formas muy bonitas y singulares, puesto que alguna de sus partes ha evolucionado para retener agua y sobrevivir en épocas de sequía o zonas donde por lo general no llueve mucho, de ahí este aspecto esponjoso. La palabra suculenta proviene del latín y significa “jugoso“.

Algunas cuestiones generales:

Las suculentas requieren de la luz directa para poder vivir, pueden adaptarse al interior de las casas pero por experiencia propia se dan mejor fuera y con luz. No son muy exigentes en cuanto al riego, si nos pasamos se pueden llegar a pudrir. Es por esta razón que la maceta debe tener un buen drenaje, así como el sustrato. Algunas de estas especies cuando les falta agua empiezan a arrugarse, así que cuando observes sus hojas arrugadas ya sabes lo que te estará pidiendo.

Crássula ovata – Gollum

En casa tengo una pequeña colección, algunas especies que he ido comprando poco a poco, bien porque me llamaba la atención sus colores o sus formas caprichosas, como la de esta foto que parecen las comúnmente llamadas “Orejas de Shreck” pero cuyo nombre científico es Crássula ovata – Gollum. Su forma compacta a simple vista nos da la sensación de que tenemos un pequeño arbolito en casa, es muy resistente y requiere pocos cuidados. Yo la tengo en el balcón, donde está expuesta al sol unas cuantas horas al día, sólo la riego cuanto el sustrato está seco, aproximadamente una vez a la semana o cada 12 días.

Aeonium undulatum u Oreja de Abad

Y hablando de orejas… este joven y pequeño ejemplar de suculenta pertenece al género Aeonium, especie undulatum, también llamada Oreja de Abad (Bejeque de Gran Canaria u Oreja de Gato). Aunque es endémica de Gran Canaria podemos verla en otras islas, ésta que tengo en casa la compré en un vivero de Tenerife (Madre del Agua), incluso crece hasta en los tejados de las casas antiguas (y no tan antiguas).

Su preciosa roseta puede alcanzar los 30 centímetros de diámetro, sus hojas presentan forma espatulada de color verde brillante, aunque expuestas al sol pueden adquirir un color rojizo. Por lo tanto pueden estar a pleno sol o en semisombra, esta última se recomienda en meses de verano con temperaturas muy altas. Se deben regar muy poco, aproximadamente una vez al mes ya que se dan bien en climas secos, son sensibles al exceso de humedad.

Echeveria chihuahuensis

Aunque puede que me equivoque por la similitud entre las especies de suculentas (y porque no soy botánica), la planta de esta foto es una Echeveria chihuahuensis, sus preciosas rosetas tienen un tono verde azulado, como pueden ver en la imagen y las puntas un tono rosado intenso.

Prefiere la luz solar directa yo la tengo en un pequeño patio donde no le da el sol pero si tiene bastante luz durante todo el día. No requieren de mucha agua, de hecho es un problema, ya que ahogaríamos a la planta poco a poco o sería muy fácil que crecieran hongos. Como les decía en los párrafos superiores, es mejor dejar pasar unos 15 días aproximadamente, cuando la tierra esté seca.

Sedum

Este preciosos ejemplar pertenece al género Sedum, que a su vez pertenece a la familia de las Crasulaceas y son capaces de soportar diversas temperaturas. Esta planta la tengo en el balcón a pleno sol, de ahí ese tono “rojizo” de sus hojas. Estas plantas son perennes, por lo que si las cuidamos de manera adecuada estarán con nosotros durante muchos años (eso espero jeje).

Sus hojas en forma de cilindro almacenan agua y nutrientes, de ahí su aspecto “jugoso y gordito”. En cuanto al riego, sigo la misma pauta que con las demás, cada 15 días aproximadamente.

Mantenimiento de las plantas.

Ahora que estamos en cuarentena por el Coronavorius, las plantas van a ser parte de mis distracciones, me ayudan a conectar con la naturaleza y ya que no me puedo acercar a ella, la disfruto dentro de casa. ¿Te gustan las plantas?, ¿cuáles son tus favoritas?, ¿qué vas a hacer durante la cuarentena?. ¡Saldremos de esta!.

Si no quieres perderte mis artículos y recibir un pequeño aviso, deja tu email aquí:

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

5 DÍAS 5 LOOKS: en blanco y negro

Look Lunes

Elegí este pantalón de lunares del armario ya que el buen tiempo hace que tenga ganas de usar ropa más holgada y cómoda, se afronta mejor el calor. No lo pretendía ni había pesando en looks concretos, pero me dejé fluir y al final creé 5 propuestas en blanco y negro. Se parecen entre si pero todas son diferentes, ¡veamos!:

El Look del Lunes es mi favorito y por eso lo he puesto el primero, en Abril tengo mis vacaciones y ya se nota que estoy pensando en ellas jajaja, de ahí el sombrero que le da un toque veraniego. He combinado el pantalón con un top también de lunares pero con los colores a la inversa. En los pies unas zapatillas cómodas y ¡lista!.

Look Martes

El Look del Martes es más “arreglado”, más formal pero sin perder la comodidad. Con calzado deportivo consigo ese toque casual, pero la elegancia la aporta el chaleco oversized blanco. He elegido una blusa de manga tres cuartos y un bolso bandolera en negro con apliques en plateado.

Look Miércoles

El Look del Miércoles es el más “serio” de todos, he combinado los pantalones con una camisa de manga corta en negro y unos stilettos de tacón ancho. El bolso blanco con apliques plateados aporta la luminosidad a un look en sí bastante oscuro. Podemos transformar esta propuesta por ejemplo cambiando los zapatos por unos tenis en blanco.

Look Jueves

El Look del Jueves es otro de mis favoritos, me encanta cómo quedan juntos el estampado de rayas con el estampado de lunares, es una combinación que funciona y aporta un toque moderno a la vez que desenfadado. En cuanto a los complementos, llevo tenis y el bolso blanco del miércoles pero esta vez con el asa más larga.

Look Viernes

Si el fin de semana tienes planes, vas a salir a cenar, o a tomarte unas copas, te propongo el Look del Viernes. He combinado los pantalones con una blusa de botones en negro, encima una blazer oversized en blanco y para finalizar unos tacones de tiras.

¿Qué look te ha gustado más esta semana?, ¿te gusta la combinación blanco y negro?. ¡Feliz semana!.

*Si quieres estar al tanto de todos mis artículos y ser de los primeros en leerlos, puedes suscribirte fácilmente añadiendo tu email en la siguiente barra.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Lo que he aprendido sobre sostenibilidad durante el último año

El Teide, Tenerife.

Hola, si estás leyendo este post es porque te interesa la sostenibilidad tanto como a mi o tienes curiosidad por saber más sobre este concepto de vida. Me ha llevado prácticamente una semana escribir este post. Muchas veces es difícil expresar con palabras mis pensamientos, bien porque se atropellan unos con otros en mi cabecita, bien porque quiero explicar tantas cosas que no se por dónde empezar y cómo hacerlo para que el mensaje que intento transmitir se haga de la manera correcta. Comenzaré con la definición de desarrollo sostenible.

En 1987 con la publicación del Informe Brundtland llevado a cabo por la Comisión Mundial para el Medio ambiente y el Desarrollo, se popularizó la definición comúnmente aceptada de “desarrollo sostenible“:

El desarrollo sostenible atiende a las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades.

Definición de Desarrollo Sostenible recogida en el Informe Brundtland.

Hace un año y medio aproximadamente decidí hacer un cambio en mi estilo de vida, hacerlo más sostenible porque sentía que algunos de mis hábitos, repetidos una y otra vez, no me reportaban felicidad y me di cuenta del impacto que tenían en el medio ambiente. Siempre he sido una persona con gran sensibilidad y respeto por el entorno que me rodea, sin embargo, consideraba que aún podía hacer mucho más. Dar pequeños pasos hacia un estilo de vida << más sostenible>>.

Con este cambio de hábitos, de pensamientos, de transformación interior y con las experiencias que he estado viviendo desde entonces puedo hacer varias afirmaciones:

No se puede ser 100% sostenible.

Vivimos en una sociedad en la que no se puede ser 100% sostenible y esto es así. Hay factores que podemos controlar y otros que desgraciadamente no, que no dependen de nosotros. Las personas que van a leer este texto viven en un sistema capitalista, donde han nacido, donde se les ha enseñado (en la mayoría de los casos) desde pequeños que consumir es bueno, es correcto, consumir sin límites. Pero, ¿consumir a cualquier precio?, ¿a costa de otras personas?, ¿a costa de acabar con la vida o de maltratar animales?.

Hay dos verdades irrefutables:

  1. Vivimos en un planeta finito con recursos limitados.
  2. Todas nuestras acciones tienen un impacto.

¿Qué tipo de impacto queremos que tengan nuestras acciones?, ¿queremos consumir de tal manera que se agoten todos los recursos del planeta?, entonces ¿qué haremos después?.

Necesitamos un cambio de sistemas energético, económico, productivo, legislativo… si queremos vivir en esta planeta y que todos podamos vivir en equilibrio con sus recursos y ecosistemas. Tenemos que trabajar de nuevo en encontrar esa conexión con la naturaleza que hemos perdido, “vivimos desconectados del mundo natural” como dijo Joaquin Phoenix en su discurso de la gala de los Oscars. Debemos imitar a la naturaleza en sus procesos, donde nada se desecha porque todo se usa como recurso, en un ciclo de vida.

Aunque hay factores que se escapan de nuestro control, otros sí podemos cambiarlos, mejorarlos, dirigirlos. Es ahí donde debemos poner nuestro foco, ¿puedo consumir alimentos con menos embalajes?, ¿puedo generar menos residuos?, ¿puedo elegir una marca que no teste en animales frente a otra que si?, ¿puedo llevarme la basura que he generado y tirarla donde corresponde en vez de dejarla en el medio?, ¿puedo reducir mi consumo y vivir con menos?.

Aunque vivimos dentro de un sistema capitalista, podemos hacer cambios en nuestro estilo de vida, comenzando por una transformación interior y luego, exterior, con nuestros hábitos cotidianos.

El humano es incoherente e imperfecto.

Según la definición de la R.A.E. la inchorencia es:

  1. Falta de coherencia.
  2. Cosa que carece de la debida relación lógica con otra.

Por lo tanto coherencia se define cómo:

  1. Conexión, relación o unión de unas cosas con otras.
  2. Actitud lógica y consecuente con los principios que se profesan.

Vamos a quedarnos con esta última frase: ¿Conoces a alguna persona que sea 100% coherente?, ¿siempre?, yo no. ¿Sabes por qué?, porque el ser humano es imperfecto. Nuestras vidas están llenas de contradicciones y no siempre actuamos en concordancia con nuestros valores, ya sea por debilidad o influencia de otras personas o sucesos. ¿Podemos ser humanos 100% coherentes?, si podríamos trabajando mucho en ello, pero no olvidemos que no somos perfectos.

La coherencia forma parte del desarrollo de las personas, de ahí que insista tanto cuando digo que el llevar un estilo de vida sostenible comienza con una transformación interior, con un desarrollo a mejor de la persona, con el deseo de querer vivir acorde a nuestros valores, al margen de la influencia que pueda ejercer en nosotros el resto de la sociedad. Ser coherente, ser sincero, ser humilde… entender que formamos parte de este planeta, al igual que el resto de seres vivos.

Sólo unidos podremos conseguir el gran cambio que esta sociedad necesita.

Hoy nos mueve el EGO, el extremo individualismo, “primero yo y luego los demás“, “mientras no me toque a mí, ¿por qué tendría que cambiar mi forma de hacer las cosas?“, “a mi no me afecta, ¿por qué debería preocuparme?“.

Tenemos el mismo derecho a una vida digna que el resto de personas, que el resto de seres vivos de este planeta pero la forma en que vivimos refleja lo contrario, refleja superioridad y dominancia sobre el resto. Nos compramos una camisa de tres euros alegrándonos de lo barata que es pero no pensamos en que seguramente una persona en otro país del mundo habrá hecho esa camiseta, con unas pésimas condiciones laborales, donde quizás sus derechos humanos son violados día tras día… para que tu puedas comprar una camiseta de tres euros.

Nos quejamos de lo caro que son los productos artesanales, o la comida ecológica pero no rechistamos a la hora de comprar un perfume o unas zapatillas deportivas de X marca. ¿Cuáles son nuestras prioridades?. Son simples ejemplos pero podría poner muchos más.

Con cada compra estamos dando voto y poder a unas empresas u otras, y no vamos a solucionar nada si estamos divididos, si nuestras prioridades no van encaminadas hacia un objetivo común. ¿Acaso no es mejor vivir con menos pero con cosas de mejor calidad y que realmente tengan un valor significativo para nosotros?, ¿que realmente cumplan una auténtica necesidad?.

Todos podemos aportar.

Podemos aportar nuestro grano de arena con nuestras decisiones, con un cambio en nuestros hábitos diarios.

Si nos lo proponemos, si luchamos, podemos hacer todo aquello que nos propongamos, tenemos en nuestra mano la responsabilidad de hacer algo, de actuar. Esta situación global a la que se enfrenta el planeta nos concierne a todos y los efectos ya sean positivos o negativos a todos nos van a afectar.

Darnos cuenta de esta responsabilidad conlleva una transformación interior. Debemos cambiar nosotros primero, revisar nuestros valores y nuestras acciones, si estas últimas están en concordancia con los primeros. ¿Nos representan nuestros actos?, ¿hacemos lo que predicamos?, ¿debemos cambiar nuestra forma de vida?.

Este post no tiene más objetivo que el de hacer reflexionar, el de comunicar una verdad que todos en el fondo sabemos que es cierta, que nos está afectando y que veremos y sufriremos en mayor o menos medida a lo largo de nuestra vida.

A pesar de que el humano sea por naturaleza incoherente, aunque vivamos en una sociedad y en un sistema que no lo pone fácil, quiero ser positiva, quiero tener esperanza y “confiar” en que el ser humano afrontará el reto de adaptarse a este cambio global.

Puedes suscribirte a mi blog para no perderte ningún artículo 🙂

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

5 DÍAS 5 LOOKS: un pantalón de pata ancha

Look del Lunes

Esta semana visité la tienda Pomodoro Boutique en La Laguna, Tenerife y me enamoré de estos vaqueros rectos de pata ancha, así que hoy he decidido publicar estos 5 looks con él. Es de la Nueva Colección de primavera, así que si quiere apoyar el comercio local lo pueden encontrar ahora en la tienda.

El motivo de que me gusten tanto, es que aunque parezca lo contrario, estilizan mucho, alargando ópticamente las piernas y equilibrando las caderas anchas (mi caso) con el resto del cuerpo. Por otro lado, creo que añaden ese toque arreglado y elegante a cualquier estilismo.

En el Look del Lunes como pueden ver en la foto de arriba, lo he combinado con un jersey de pelitos en color malva (tendencia esta temporada junto con el lavanda), un bolso blanco para darle luminosidad al conjunto y en cuanto al calzado con unos tacones destalonados y atados a los tobillos.

Look del Martes

El Look del Martes me gusta mucho porque creo que la combinación vaquero + blanco o es una apuesta ganadora, me refiero a que siempre queda bien combinar el tejido azul vaquero con prendas de color blanco. Esta combinación aporta frescura, luminosidad y nos recuerda al veranito y los días de calor, así que he rescatado esta preciosa blusa de volantes del armario y la he metido por dentro del pantalón para marcar la cintura. En cuanto al calzado y el bolso, repito los del look anterior.

Look del Miércoles

Siguiendo en la dinámica del segundo look y aprovechando los días tan buenos que hemos tenido en Canarias esta semana, el miércoles combino el vaquero con un crop top de volantes y estampado de flores. En cuanto al calzado los elegido son unos salones de tacón ancho de la misma tienda y un bolso tipo bandolera con cadena dorada complementa esta propuesta.

Look del Jueves

El Jueves apuesto por un total look en tonos azules y verdes y es que adoro estos colores, me parecen preciosos. La parte de arriba es un body con escote en pico, el bolso vintage, comprado en la tienda Estudio Cápsula. He elegido las mismas sandalias de tiras de la propuesta del lunes y el martes.

Look del Viernes

Para finalizar la semana el viernes vuelvo a apostar por la combinación vaquero + blanco y esta vez introduzco complementos en marrón, como es el caso del bolso bandolera o los tacones con estampado animal. En cuanto a las prendas blancas, levo un top de algodón de tiras anchas y un chaleco oversized.

¿Qué look les ha gustado más esta semana?, ¿les gustan los vaqueros de pata ancha o prefieren otro tipo de silueta?. Muchas gracias por los comentarios, ¡feliz semana!.

10 hábitos sencillos para ser más sostenibles en la cocina

Nuestra cocina.

Desde que hace un año y medio decidí iniciarme en un estilo de vida sostenible, he introducido pequeños cambios de hábitos en casa, personales, etc. intentando no frustrarme, leyendo mucho, buscando las mejores alternativas, consultando con personas expertas en el tema todas las dudas y entendiendo que esto no es una competición. No se puede ser perfecto, no se puede ser 100% sostenible en una sociedad que no permite serlo, que no está preparada y cuyos sistemas están obsoletos.

Lo cierto es que parece que hoy en día la Sostenibilidad se ha puesto de moda y eso tiene su parte buena y su parte mala. En mi opinión, sea como sea, el planeta necesita que sus habitantes, nosotros, nos demos cuenta de que el ritmo de vida que llevamos no es soportable durante mucho más tiempo y aunque hay muchas corrientes, personas influyentes, empresas, etc. que se niegan a afirmar lo evidente, las pruebas del cambio climático están ahí. Los efectos e impactos de nuestro ritmo de vida lo sufre el medio ambiente y otras formas de vida.

No se trata de volverte loc@ para ser 100% sostenible porque hay cosas, te lo digo ya, que no dependen de ti, que no vas a poder controlar… y si te obsesionas eso te lleva al sufrimiento. Para no llegar a este punto (yo he pasado por él), voy introduciendo hábitos sencillos en mi día a día, acciones que al final se convierten en parte de mi día a día sin apenas esfuerzo… y aunque supongan un esfuerzo, el resultado merece la pena. Una conciencia tranquila y un planeta mejor para todos.

Cada uno de nosotros somos pequeñas gotas en este gran océano pero si todos hacemos algo, por insignificante que parezca podemos obtener resultados asombroros, así que por ello te invito a que veas mi nuevo vídeo:

“10 hábitos sencillos para ser más sostenibles en la cocina”.

Alacena de segunda mano restaurada.

Si una vez que lo has visto te apetece dejar en los comentarios alguna otra iniciativa sostenible o hábito que ya aplicas en tu vida, eres bienvenid@, me encantará leerte. ¡Feliz semana!.